En Computer Chamberí tenemos un servicio de reparación de placa madre de portátil profesional.

Uno de los fallos más comunes que sufren los ordenadores portátiles es el fallo de la tarjeta gráfica (También llamado chip gráfico o GPU). El problema está casi siempre originado por un fallo en las soldaduras hacia la placa base y causado por un sobrecalentamiento.

Los síntomas suelen ser:

  • No aparece video en la pantalla del portátil. Si conectamos un monitor externo tampoco hay señal.
  • Aparecen rayas o píxeles sin sentido en la pantalla.
  • La imagen no se ve nítida en la pantalla del portátil ni en el monitor externo.
  • La imagen sale en pequeño y repetida varias veces en la pantalla.
  • De vez en cuando el portátil arranca perfectamente hasta que se vuelve a quedar en negro al rato.
  • El portátil parece funcionar bien hasta que se calienta (normalmente después de unos 15-30 minutos) y empiezan a salir rayas en pantalla.

En el momento de encerder un ordenador portátil, el núcleo del chip gráfico empieza a calentarse. Si el ordenador portátil tiene los ventiladores y disipadores sucios o en mal estado, el ordenador se calentará en exceso y debilitará poco a poco las soldaduras. Más del 90% de los ordenadores portátiles que tienen problemas del chip gráfico tienen el sistema de ventilación y disipación sucios.

El reballing consiste es sustituir el estaño existente entre el chip gráfico y la placa base. La solución, en casi todas las ocasiones, es hacer reballing al chip gráfico. Para hacerlo hemos de sacar la placa base del portátil, proteger las zonas de la placa base que no soportan las altas temperaturas y utilizar una máquina por infrarrojos para extraer el chip gráfico. Comenzamos precalentando la placa base por debajo y por encima. Una vez alcalzada la temperatuna necesaria (Cada chip gráfico necesita una curva de temperatura) se procede a extraerlo. Con el chip gráfico extraido, eliminamos todo el estaño en la placa base y en el chip. A continuación se procede a realizar el propio reballing que consiste en poner las pequeñas bolas de estaño en el chip gráfico utilizando una plantilla. Después se procede a limpiar con alcohol isopropílico todas las superficies y sumergir ambos en una cubeta de ultrasonidos para eliminar residuos y asegurar una limpieza correcta. Este último paso es fundamental para asegurar una soldadura fuerte y duradera. Para terminar se coloca el chip gráfico, que ya tiene las bolas colocadas, encima de la placa base y se procede a precalentar y soldar de nuevo con infrarojos.

Para finalizar, se procede a cambiar la pasta térmica y limpiar los ventiladores y disipadores para asegurar una correcta ventilación interna.

Si desea conocer el precio de esta reparación:


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.